domingo, 5 de julio de 2009

Hematoma Auricular

Observar la inflamación del pabellón auricular en este zorro.
En la imagen seguiente podemos apreciar que se realizón un
drenaje quirúrgico.



Hematoma Auricular

Un hematoma auricular es el resultado de una hemorragia dentro del pabellón auricular –parte externa del oído-. La causa de dicha hemorragia es que el perro sacude constantemente sus orejas para aliviar alguna molestia que pueda sentir.

La anatomía del pabellón auricular de los perros, también conocida como pinna, es muy variada, existen razas que poseen orejas pendulosas –por ejemplo el Basset Hound, el Labrador Retriever, el Bóxer o el Beagle, por mencionar algunos-,otras que poseen orejas erguidas –ejemplo: Pastor Alemán- y algunas que tienen pabellones parcialmente erguidos –Collie, por ejemplo-.

El pabellón auricular es delicado, está formado por tres capas, las cuales son: tegumento –parte interna-, cartílago auricular –parte media- y piel –externa. Si por alguna razón el pabellón es sujeto de golpes, casi siempre producidos por el mismo perro al sacudir las orejas, se producirá, tarde o temprano, un hematoma auricular.

Es más fácil notarlo en perros con orejas erguidas, en estos se observa que la oreja está caída e incrementado el grosor del pabellón. Algunas personas lo describen como si estuviera lleno de aire o líquido, se siente como una bolsa llena de líquido, es por lo general suave y doloroso.

En pacientes con orejas caídas pueden pasar inadvertidos por varios días si el propietario no le presta mayor atención a su mascota. Los síntomas son los mismos, pero fundamentalmente se nota una asimetría en el rostro, ya que una oreja estará más pesada que la otra.

Todos los hematomas auriculares son dolorosos, también son consecuencia, casi siempre, de una causa ignorada por el propietario, la cual podría haberse tratado con anticipación a la formación del hematoma.

En perros de exposición con orejas erguidas es realmente serio, ya que si no se trata quirúrgicamente de inmediato, puede dejar una oreja completamente caída de por vida si el cartílago llegara a vencerse. Esto último va a depender del tamaño del hematoma, pero en mi experiencia he observado que después de 24 horas el cartílago queda dañado.

El tratamiento es simple: Lo primero es identificar una causa primaria –moscas que muerden sus orejas, ácaros del oído, inflamaciones alérgicas del canal auditivo externo, alergia alimenticia, otitis por levaduras, otitis bacterianas, etc.- Una vez identificada la causa que produjo que sacudiera las orejas, debemos proceder a realizar un examen físico pre-anestésico, finalmente se realiza un drenaje quirúrgico y se toman algunas medidas para que el hematoma no se forme nuevamente en pocos días. Es obvio que debemos dar antibióticos para evitar una infección secundaria.

Es importantísimo que lleven a sus mascotas a una revisión profesional si presenta cualquier síntoma de inflamación o molestia en uno o ambos oídos.

Espero que la información sea útil, pueden escribirme directamente a: cvevas@gmail.com