miércoles, 4 de febrero de 2015



File0028.jpg
Foto: Moneda China  de 10 Yuan, plata pura, edición de colección con un
Panda Gigante pintado a mano de mi colección personal.     ¿Sabía que
algunos de estos osos panda han muerto de  moquillo canino en China?


DISTEMPER CANINO,
UN VIRUS COMÚN CON CONSECUENCIAS NEFASTAS


Me duele ver en las noticias que animales salvajes mueren a causa de una de las enfermedades infecciosas más comunes de los perros, el infame “Moquillo”. Esta enfermedad está diezmando la población de leones en el Serengueti, ha infectado a los poderosos tigres siberianos y hasta ha matado pandas en China. Todas estas especies están en peligro en su medio natural y la pérdida de ejemplares podría resultar irreparable para ellas.

He venido criticando por años que sea cada vez más común que las vacunas sean aplicadas por personas no especializadas en veterinaria, entre ellos especialmente cortadores de pelo de perro o groomers, criadores de perros y hasta estudiantes de veterinaria que así empiezan a ganarse la vida. El dejar que una persona no calificada, como un peluquero canino, vacune a su perro es el equivalente a que sea un barbero el que vacune a sus hijos. El resultado de esto es que los perros se van a enfermar y las consecuencias pueden ser no solo la pérdida de sus mascotas, sino también la diseminación masiva del virus.

El distemper canino, también  conocido con el nombre vulgar de “moquillo” (existen otros nombres con los que se le conocía antiguamente pero han quedado en desuso), es una enfermedad viral causada por un PARAMIXOVIRUS que tiene potencial de infectar a los diferentes animales carnívoros. El virus es casi idéntico al que causa el sarampión, tanto así que las vacunas para personas contra esta enfermedad se han utilizado en perros desde hace muchos años.

Su nombre vulgar se debe a las secreciones respiratorias que suele producir en algunos casos, secreciones que contaminan el medio ambiente y a otros animales que entren en contacto con ellas. Debe quedar claro que no se trata de una enfermedad que afecte solo al sistema respiratorio, a veces los síntomas pueden ser idénticos al parvovirus canino y lo más serio es cuando el virus llega al sistema nervioso. Si no mal recuerdo, únicamente el virus de la rabia tiene una mortalidad más alta en los caninos.

Es una enfermedad que es más común en animales jóvenes, pero puede afectarlos a cualquier edad, el virus ingresa al organismo por el contacto de la nariz y boca con secreciones de animales infectados. Una vez adquirido,  se ubica inicialmente en los nódulos linfáticos regionales en donde se da inicio la replicación viral. Una semana después de la infección todos los tejidos linfáticos están afectados y el virus avanza al sistema respiratorio, gastrointestinal, genitourinario y nervioso. Muchas veces el único síntoma es la fiebre cuando está en la fase inicial. Si el animal presenta una buena respuesta inmune, posiblemente no nos demos cuenta de que se enfermó. Si su respuesta inmune es débil puede que la enfermedad tarde bastante tiempo; cuando la respuesta inmune es mala la muerte sobreviene 2 a 4 semanas después.
La enfermedad no tiene tratamiento específico, no se ha descubierto hasta la fecha antivirales que sean efectivos. Comúnmente se aplican antibióticos para combatir las infecciones bacterianas secundarias, puede que sean necesarios medicamentos para controlar los síntomas nerviosos y hasta se recomiendan vitaminas para ayudar al sistema inmune.

Aproximadamente un 50 a 60% de los perros muere, la muerte puede incluso producirse meses después de la infección inicial. El punto básico es que la enfermedad puede ser prevenida por medio de la vacunación profesional. Actualmente hay varias vacunas que son efectivas, pero insisto en que deben ser administradas por un profesional para obtener el mayor beneficio posible de las mismas.

De los animales domésticos el más susceptible es el ferret, además es más difícil de vacunar porque necesita vacunas especiales que no le hagan daño, algunas vacunas a base de virus vivo modificado son preparadas en líneas celulares de hurones y eso las hace peligrosas para estos animales.

El daño a las poblaciones de animales silvestres no solo se produce en leones, hienas, tigres y pandas, también puede afectar a animales que no son tan famosos en los medios noticiosos, como los mapaches, los zorros y comadrejas.

Si le preocupa el medio ambiente y la salud de las especies amenazadas, ya sabe que una forma de colaborar es manteniendo sanos a sus animales domésticos, recuerde que solo un veterinario los debe vacunar.

Para más información lea las siguientes noticias.




domingo, 1 de febrero de 2015


Foto muestra una sutura de piel mal realizada
en una cirugía de bajo costo.


¿ALTRUISMO, GENEROSIDAD, HIPOCRESÍA O
SIMPLE GANA DE LLAMAR LA ATENCIÓN?


Hace ya casi dos décadas que un confundido joven decidió no estudiar medicina porque prefería tratar con animales que con personas. Lo que el ingenuo ragazzo no se imaginaba era que las habilidades sociales son imprescindibles para un veterinario, lógicamente los animales no hablan y muchos de los que se meten a estudiar esta profesión creen equivocadamente que serán una especie de Doctor Dolittle.

Ser veterinario lo obligó a dejar de ser introvertido y a buscar tener la mejor comunicación posible con los propietarios; es un trabajo que permite conocer mucho también de la vida de las personas, no solo cuando se hacen visitas en sus domicilios, sino diariamente en la sala de exámenes. Para ser buen veterinario se debe ser psicólogo amateur ya que en un porcentaje alto de los casos las personas empiezan a contar sobre sus vidas y sus problemas. Lo más común es una madre que se queja de que sus hijos no cuidan al perro y que a ella le toca limpiar y darle de comer todos los días; otras veces es un hombre que se queja de que su esposa no quiere al perro y no lo deja entrar a la casa. La cosa es que una historia lleva a la otra y terminan contando muchas veces sus problemas.

Siempre me llama la atención cuando dicen que prefieren a los animales por sobre los humanos, la frase me suena familiar, y he sido testigo de grandes sacrificios que algunas de estas personas hacen por ayudar a un animal herido o simplemente perdido. Una cosa que las caracteriza, a  muchas de estas personas, es que no pueden dejar de ayudar, no importa que no tengan los medios o que sacrifiquen su calidad de vida, donde caben quince perros o gatos siempre cabe uno más. Y cuando los números llegan a ser tan altos es casi imposible vivir apropiadamente entre tanto animal y cualquier medicamento necesario, como antipulgas o vacunas, se convertirá en algo que la persona no podrá pagar. Esto me recuerda cuando doña Esperanza encontró un perro en la calle y lo metió a su casa con los otros catorce, ya que eran tantos no estaban vacunados y como la nueva mascota tenía moquillo canino, solo le quedó uno. Muchos pensarán que es falta de sentido común, pero a no ser que se sea rico es casi imposible mantener bien a tanto animal.

Alguna de esta gente de tan buen corazón también se caracteriza por tener que gritar a los cuatro vientos sus aventuras animalistas, siempre están hablando de lo mismo. Cuando ya no tienen lugar en sus casas para tanto ser vivo siempre pueden intentar convencer a otros de que hagan su buena obra. Una señora me pidió una vez que adoptara un perro de la calle, le expliqué que no podía porque ya tenía perros en mi casa y que los gastos no me lo permitían; entonces ofreció venir todos los días a mi casa a limpiar y traerle comida al perro. Fue entonces cuando le dije que si quería hacer una buena obra estaba en su derecho, pero que dejara de intentar hacer que fueran otros los que cargaran con el problema y no ella, además quién dice que me siento cómodo dejándola entrar todos los días a mi casa, estaba seguro de que a lo sumo llegaría una semana y después abandonaría el perro a mis cuidados. No me volvió a hablar.

Como suelo platicar mucho con las personas cuando traen a sus mascotas, se ponen a contarme todo tipo de cosas y a mí me encanta saber más de la vida de todo el mundo. Solía venir un hombre que trabajó en el fuerzas armadas y varias veces me contó anécdotas de su vida militar, ahora trabaja en una agencia de seguridad privada. Las cosas que me contó son confidenciales, es en parte secreto profesional, pero les voy a contar que se trata de un tipo rudo, un ex soldado que posiblemente tenga estrés postraumático y que se ha metido en muchos problemas por su mal carácter y agresividad. Cuando le dije que  su perro tenía un tumor en el hígado el hombre rompió a llorar, nada malo en eso hago la aclaración, pero no estoy hablando de que se le llenaron los ojos de lágrimas, sino de que sollozaba como un niño pequeño. Y entonces me pregunté: ¿cómo es que pudo hacer las cosas que me contó cuando era militar, que por cierto las sigue haciendo hoy en día en su nuevo trabajo y que cuando me las contó hasta una sonrisa perversa se dibujaba en su cara, pero se rompe cuando se trata de la salud de un perro?

Para aclarar más el tema utilizaré un ejemplo histórico, ¿saben ustedes en dónde y cuándo se aprobó  la mejor ley de protección a los animales conocida hasta hoy en día? La respuesta es 24 de noviembre de 1933 en Alemania, fecha en que fue firmada por Adolfo Hitler. Créanme que esa ley era el sueño de cualquier animalista, no se podía matar a los peces sin antes administrarles anestésicos y había que ver que las langostas en los restaurantes fueran sacrificadas humanamente. Göring amenazó con enviar a campos de concentración a los maltratadores de animales. En 1942 se prohibió a los judíos tener mascotas. Los alemanes estaban más preocupados por el maltrato animal que por el genocidio; claramente preocuparse por el bienestar de otras especies no hace a nadie mejor persona.

Algunos de estos animalistas se han organizado y así han obtenido cierta fama. Una de las organizaciones más mencionadas, de las que trabajan en la Capital Iberoamericana de la Cultura 2015, es conocida por decir siempre que están llenos, jamás reciben a un animal que uno les quiera llevar, sin excepciones le dicen que le dé un hogar temporal mientras ellos buscan a alguien que lo adopte. No hay instalaciones físicas y a nadie le consta en dónde están todos esos animales, eso sí, su publicidad es fantástica. Tan buena es su imagen que me contaron por allí, vox populi dirían otros, que el Congreso les hizo una generosa donación de dinero y se rumora que muchos de sus colaboradores decidieron salirse después de que hicieran una fiesta de gala en el mejor hotel de la ciudad con una parte del dinero recibido.

Y ya que mencioné a la Capital Iberoamericana de la Cultura 2015 quiero contarles que hace poco tiempo, quizá precisamente por el título honorario recibido, el alcalde de la ciudad prohibió los circos con animales porque en esta ciudad no se tolera el maltrato animal, es una decisión que aplaudo. Pero a la vez que estoy contento por esta nueva política no deja de incomodarme que en una ciudad tan grande haya tanto trabajo infantil, a algunos niños incluso los venden para traerlos a trabajar a la capital, un delito abominable conocido como trata de personas. Hay partes de la ciudad llenas de indigentes, algunos de ellos mueren en los meses fríos del año, muchísimos problemas de racismo y violencia doméstica. En la Capital Iberoamericana de la Cultura 2015 hay 16 fallecidos de manera violenta todos los días, sin embargo la gente no se apiada del prójimo como lo hace por un animalito, y hasta don alcalde parece tomar más medidas de hecho para proteger a los animales del maltrato y no  tanto para ayudar a los desamparados de la gran ciudad (algo se hace, pero no es suficiente).

No estoy diciendo que tener piedad por los animales sea algo malo, sino que demostrar amor por los animales pero cerrar los ojos ante las injusticias, penas y delitos de los cuales son víctimas nuestros semejantes menos afortunados, hace que nos cuestionemos qué es lo realmente importante en la vida. Porque alguien que es coherente tiene que sentir pena también por el dolor de otros hombres y no solo por el de los animales, si de verdad se es buena persona así debe ser, no hay excusa o justificación para lo contrario.

Cerca de La  Antigua Guatemala hay un pueblo llamado Parramos, allí hay una escuela dirigida por un “gringo” que dejó de trabajar como abogado egresado de una universidad “Ivy League” para dedicarse a la educación de los niños de la comunidad. Son niños en su mayoría indígenas que hoy en día han ganado reconocimientos en los concursos nacionales de ciencias, matemáticas y física. La educación es gratis para todos los que allí viven, y los de otras comunidades tienen que pagar el equivalente a 13 dólares mensuales de colegiatura. La política de la escuela es que no se acepta a los niños si no pone a estudiar también a las niñas, y si los padres sacan a las niñas de la escuela también deberán de sacar a sus hijos varones. Hace unos meses mi gran amigo JP y yo fuimos jueces en la feria de ciencias de la escuela; no pude salir más impresionado con todo, niños de 12 años hablan mucho mejor el inglés de lo que yo lo hacía a su edad. Lo que hace Vince (nuestro abogado “ivy league”) tiene un impacto profundo en la vida de cada uno de estos jóvenes y de la comunidad, pero logros como éste son poco o nada conocidos, a diferencia de la alharaca que hacen algunos porque castran a los perros de la calle.

Una noche platicaba con JP sobre esto, y le decía que muchísimos recursos se van a los animales; de cómo me parece curioso que algunas personas no sean tan colaboradoras cuando se trata de seres humanos. Él es de los hombres más rectos que conozco, me explicó que en su opinión cada quien trae su vocación y que ésta determina la forma en que las personas deciden ayudar. Tiene razón, pero igual no me explico algunas actitudes como las que he mencionado.
No me voy a poner a buscar explicaciones al comportamiento de las personas, no es asunto mío, los humanos somos muy complejos y seguramente hay mucho que analizar cuando se buscan los motivos. Simplemente me parece importante hacer un llamado a la reflexión para que seamos coherentes en nuestra manera de pensar y actuar. Así de simple.

Ya me han hecho ver que sueno como una persona insensible por escribir esto, porque se supone que los veterinarios somos gente sensible que ama a los animales. Es cierto que a un veterinario le tienen que gustar los animales, pero un buen veterinario se define por sus conocimientos, por buscar el bienestar del paciente en todo momento y por mantener la cabeza fría para tomar las decisiones más apropiadas. Si un día me enfermo espero que mi médico sea una persona más capaz que cariñoso o sentimental, porque las emociones no son buenas consejeras y quisiera que las decisiones fueran tomadas objetivamente.

Habiendo aclarado lo anterior debo explicar ahora que no estoy en contra de que las personas ayuden a los animales, decidí escribir esto como una especie de crítica social, porque me molesta cuando algunas personas colocan a los animales por sobre los seres humanos. Hay tantas cosas que podemos hacer como sociedad para mejorar, ¿de verdad creen que todo va a ser mejor solo porque andan quitándole las gónadas a los perros?






jueves, 22 de enero de 2015

No arriesgue su salud y la de sus mascotas por querer ahorrarse un gasto.

11. Revista Criterios y Valores
Mauricio Cuevas

Enero 22 de 2015.


LA TACAÑERÍA PODRÍA PONER  EN RIESGO SU SALUD
Y LA DE SUS MASCOTAS


Desde que Internet se volvió accesible a todos nosotros ya no ha sido necesario ir a las bibliotecas, consultar los ficheros, anotar las referencias, pedirlas al bibliotecario, buscar en los libros, copiarlo en un cuaderno, etcétera. Internet es una maravilla y ahora el mundo está al alcance de cualquiera que sepa utilizarla, Google se ha dado a la tarea de hacer disponible toda la información posible y hay quienes hemos sacado provecho de esto más que otros.

Sin embargo en Internet cualquiera puede publicar opiniones, remedios caseros, brujería y cualquier cosa que pase por la mente, brillante o enferma, de alguien que esté dispuesto a subir la información a los servidores. Con esto quiero decir que veo a  Internet  como a  un gigantesco basurero en el que hay que escarbar muchísimo para encontrar algo que valga la pena; quizá ni lo encuentre.

Claro, hay innumerables cosas para las que podemos buscar un tutorial de YouTube, sobre todo para instrucciones de funcionamiento de aparatos, para sembrar alguna flor, hacer un acuario y mucho más. Ya dije que soy de los que ama la tecnología y no soy ajeno a esto, ¡he buscado hasta recetas de cocina! Pero lo peor que puede pasar es que no me salga rico y que desperdicie mi tiempo cocinando; las consecuencias de realizar procedimientos que solo le corresponden a profesionales pueden ser muy graves como veremos más adelante.
Una vez mi vecino me trajo a su gato con un hongo en la piel, luego destapó el abdomen de su pequeña hija de cinco años y me mostró las mismas lesiones. “¿Cree que sea lo mismo doctor?, yo las veo diferentes, pero llevo ya varios días de darle ciprofloxacina y no ha mejorado…” El hombre tenía un buen trabajo y múltiples licenciaturas, se trataba de un académico, daba clases en la universidad, su esposa era en ese tiempo cónsul de un país sudamericano.  Yo no lo podía creer. ¡¿Cómo alguien puede ser tan tacaño como para no llevar a su hija al dermatólogo y a su gato al veterinario?! Y es que ni siquiera quería pagarme una consulta, únicamente quería saber si en mi opinión era lo mismo.

Cosas así me enojan, así que le dije que tendría que pagarme la consulta para que le cure al gato y que a su hija debía llevarla con un dermatólogo. Le intenté explicar, que ni el más incompetente de los médicos humanos trataría una micosis con ese medicamento  y, que en medicina veterinaria, medicamentos similares al que estaba utilizando en su propia hija no se pueden usar en cachorros y que debía contarle al médico absolutamente todo lo que hizo. No tengo idea si en niños sí se puedan usar las quinolonas (familia de fármacos a la que pertenece la ciprofloxacina)

Me da la impresión de que son las personas que tienen cierto grado de preparación las que más creen que podrán encontrar una solución a problemas médicos. Hay personas que a duras penas saben leer y que viven en una economía de subsistencia básica; esas personas jamás piensan en investigar, simplemente van con el curandero o buscan a un doctor. Por el contrario, personas como mi vecino creen y confían en poder encontrar una solución ellos mismos. Una cosa les digo, una de las grandes verdades de la vida es: “lo barato sale caro.”

Lo que hace que una persona sea un profesional es el entrenamiento que recibió para integrar toda la información y conocimientos recibidos. Yo puedo leer todas las leyes del país y memorizarlas, pero eso no me hace abogado, y le puedo prestar todos mis libros de veterinaria (y mis cuadernos de notas) a cualquiera, pero no le van a servir de mucho, a no ser que sea otro veterinario.

Y es que hoy en día todos quieren ser como mi vecino y desparasitar ellos mismos a sus mascotas, vacunarlos, medicarlos y mucho más. No me canso de escribir que las cosas no son así de fáciles, no estamos hablando de limpiar el piso de madera o de lustrar el automóvil.  Voy a dar algunos ejemplos y les voy a proporcionar algunos links para que todos puedan hacer investigación. Sé que no son tacaños y que consultarán a un veterinario siempre, como debe ser.

Por todo lo anterior, ahora quiero referirme al siguiente tema:

DESPARASITACIÓN DE LAS MASCOTAS.

Hay varios errores, uno es ir a una agropecuaria y preguntar al dependiente qué le recomienda para desparasitar a un cachorro, otro puede ser ir a una farmacia de personas y finalmente investigar en internet y buscar el producto apropiado.

En la agropecuaria seguramente le darán un producto que ya no se utiliza, algo que aparece en los libros de veterinaria de los años setenta, como sales de piperazina o mebendazol. Son productos que han sido desplazados por fármacos mucho más efectivos y seguros, el mebendazol es pésimo (en mi opinión) y se requiere administrarlo por 5 días seguidos para obtener cierta efectividad.

En la farmacia seguramente le recomendarán un producto que sea bueno en humanos, como el albendazol, que tiene utilidad en bovinos (tienen un sistema digestivo muy distinto a los animales monogástricos) pero la efectividad contra los parásitos comunes del perro es muy mala.

Si investiga en internet posiblemente encuentre algún producto de una casa comercial de prestigio que sea bueno, pero es posible que no sea del todo efectivo porque una persona que no es veterinaria no conoce los ciclos biológicos de los parásitos y esos ciclos son fundamentales para obtener buenos resultados.

Hay estudios que demuestran claramente que los perros, casi en su totalidad han tenido parásitos en algún momento de sus vidas. Todo cachorro tiene parásitos hasta que se demuestre lo contrario, igual en gatos. Cuando un animal pequeño tiene una carga parasitaria muy alta la posibilidad de que muera al ser desparasitado es considerable. ¿Y cómo van a saber si tiene una carga parasitaria alta? Apuesto a que ni Google tiene la respuesta, pero sé que posiblemente un buen veterinario tiene los medios para saber esto.

Hace algunos años un niño perdió la visión en un ojo (en Estados Unidos), los doctores dijeron que fue a causa de un parásito muy común de los caninos. El culpable fue la mascota de la casa, un cachorro labrador que compraron en una Pet Shop, saben que fue así porque era el único animal en la casa; lo llevaron al veterinario y encontró que el perro sí tenía el parásito. Se fueron a juicio y la cadena de tiendas tuvo que pagar casi 5 millones de dólares en daños.

¿Y cómo es posible que el perro tuviera ese parásito? Ya dije que todos los cachorros tienen el parásito (más de 93%), por alguna razón la desparasitación no fue efectiva. Acá podría pensar en muchísimas razones por las cuales la desparasitación puede fallar, pero el punto es que un veterinario está capacitado no solo para curar al perro, sino para aconsejar a los propietarios sobre las precauciones que deben tomar.  Y entonces: ¿por qué el perro iba parasitado? Vuelvo a lo anterior, no lo sé, pero es muy probable que  sea por la tacañería de la empresa para bajar los costos o por algún idiota (como mi vecino) que pensó poder hacer cosas para las cuales no está preparado.

Algunos parásitos comunes de las mascotas que pueden ser desde molestos hasta muy peligrosos para los humanos son: Toxocara canis, Toxocara cati, Ancylostoma caninum, Baylisascaris procyonis, Strongyloides stercoralis, Toxoplasma gondii, Dipylidium caninum, por mencionar algunos. De seguro muchos de nuestros lectores no tienen ni la menor idea de lo que hablo. Otra razón para consultar a un profesional.

Sobre el peligrosísimo Strongyloides stercoralis:
Sobre la Toxocariasis:

La moraleja es que lo barato sale caro, pero poner en peligro su salud y la de su familia no tiene excusa. Y si va a leer algo en internet, fíjese en la reputación de la institución que lo publica, es una buena forma de empezar, pero ni así sustituirá a los consejos que un profesional pueda darle.

Poseer una mascota implica aceptar una responsabilidad y por ende, tener un presupuesto destinado para cuidar de su salud.  Si una persona no cuenta con el  dinero para cuidar de ella como se debe, mejor no tomar la decisión de poner una mascota en su vida, porque va a sufrir el dueño y el pobre animal.