jueves, 10 de enero de 2008

ENSEÑAR A SU PERRO PARA QUE NO ENSUCIE DENTRO DE LA CASA

Creative Commons License


Esta obra está bajo una

licencia de Creative Commons.


ENSEÑAR A SU PERRO


PARA QUE NO ENSUCIE


DENTRO LA CASA

Que bueno que tiene un nuevo cachorro en casa, pero que mal que aún no se encuentre educado para no ensuciar dentro de los cuartos y alfombras.

Enseñar a un cachorro es fácil si se dedica el suficiente tiempo y paciencia, un plan de entrenamiento lleva 3 partes: supervisión, confinamiento y ayudar al perro a que ensucie en donde usted quiere. Si se toman en cuenta estos elementos generalmente se entrenará muy fácilmente y en un corto tiempo.

Hacer que le llegue el mensaje

Si usted quiere que el perro solo haga sus necesidades afuera, debe de entender varias condiciones y actividades que típicamente estimulan a los cachorros a hacer sus necesidades: la alimentación, beber, jugar y despertar de una siesta. Conozca estas actividades y esté alerta para cuando su perro necesita “salir.” Para empezar hay que usar el comando “afuera” o “out”, si lo prefiere en inglés, cada vez que saque al perro (no importa si va cargado). Con el tiempo el perro comprenderá la señal de que tiene que ir hacia fuera.

El siguiente paso en enseñarle el lugar en donde usted quiere que haga sus necesidades. Para lograr esto, deberá de acompañar al cachorro cada vez que éste salga, escoja un lugar específico de fácil acceso. El área será fácilmente identificada por el perro por el olor dejado en las salidas anteriores. Hágale saber que está bien que empiece a oler y a buscar un sitio para hacer sus necesidades, si usted lo desea puede agregar una orden verbal la cual queda completamente a su discreción (ejemplo “apúrate”) para que lo asocie y se de prisa al escuchar el comando. Cuando termine, felicítelo y administre una recompensa (grano de concentrado funciona bien) o solamente comience a jugar con el perro. El cachorro aprenderá lo que tiene que hacer cada vez que sale y escucha sus palabras. Inicialmente trate de salir con el perro cada dos horas como máximo. Con el tiempo se podrá ir incrementando el tiempo entre salidas.

Programar la hora del alimento

El controlar los horarios de alimentación provee algo de control sobre el horario de eliminación (de hacer sus necesidades). La mayoría de perros van a eliminar en una forma predecible después de comer, usualmente una hora después. Debido a esto, es mejor evitar una comida grande justo antes de dejarlo encerrado. Hay que ofrecer la comida 3 veces al día en horario constante, no deje la comida a su disposición por más de media hora. La última comida se debe dar 3 a 5 horas antes de que se duerma.

Prevenir accidentes

El reto más duro es evitar que ensucie dentro de la casa, debemos prevenirlo a toda costa. Hasta que el perro aprenda bien, necesitará supervisión constante. Recuerde que no está bien entrenado hasta que ya pasen unas 4 a 8 semanas seguidas sin ensuciar dentro de casa. Una vez se ha logrado esto, un miembro de la familia deberá de vigilarlo el 100% del tiempo, si es necesario deberá tenerlo con su correa puesta para que esté todo el tiempo a la vista.

Cuando no le sea posible vigilarlo por que usted está ocupado, durmiendo, fuera de casa, etcétera, deberá confinarlo a un área pequeña y segura. Siempre sáquelo para que elimine antes de encerrarlo. Puede usar una pequeña jaula para encerrarlo cuando no lo pueda ver, no la use por más tiempo del que el cachorro puede resistir, o por más de 4 horas al día. La mayoría de los perritos se acostumbran a la jaula si su entrenamiento es divertido. Dar el alimento dentro de la jaula, tirarle juguetes dentro de la jaula para que los traiga, así como esconder premios dentro de la misma harán que le disguste menos estar solo en la jaula.

Si el perro va a estar solo en la casa por largos períodos, es importante que la jaula sea lo suficientemente grande (como un cuarto pequeño) para que pueda hacer sus necesidades y descansar alejado de las mismas. Para que sea más fácil limpiar puede colocar periódicos en los sitios en donde es posible que ensucie. Es bueno que asocie buenas cosas con el área para ensuciar, no solamente como un área en donde se le encierra. Pase algo de tiempo al día jugando con el cachorro o solamente póngase a leer cerca del sitio para que el perro descanse allí.

Regresar a la escena del crimen

Para prevenir que el perro nuevamente ensucie un área que no era la que usted quería, remueva todo olor a orina y fecal con algún producto comercial que neutralice los olores, hay que empapar toda la superficie, no solamente aplicar spray por encima. Si el cachorro comienza a ensuciar ciertas áreas de la casa hay que restringir su acceso a las mismas, pueden colocarse muebles o barreras de cualquier tipo, las barreras para bebé funcionan bien. Algo drástico que puede intentar es colocar un censor de movimiento que haga mucho ruido. También hay que recordar que la mayoría de perros no gustan de ensuciar los lugares en donde juega y comen. En algunos sitios del jardín es posible colocar los bebederos o alimentar al perro en los sitios que no quiere que ensucie (como una entrada por ejemplo).

Tranquilidad ante todo

Ningún perro ha sido entrenado para no ensuciar sin cometer algún error. Prepárese para lo inevitable. No se frustre o discipline bruscamente al perro. El castigo es el método menos efectivo y el más usado para enseñar a un perro. La corrección solo debe de ser un “NO” fuerte, un taconazo sobre el suelo, un aplauso fuerte que los distraigan y hagan que el perro deje de hacer sus necesidades, sólo deben de usarse en caso de que se le descubra ensuciando. Llevé al cachorro al área que se usa para que ensucie. Una corrección que ocurre un segundo después de que ensucia no sirve de nada, no comprenderá porqué lo están regañando. Si lo castiga muy fuerte, solo aprenderá a ensuciar cuando no hay nadie observándolo, aun afuera. Y jamás intente sobar su cara contra el excremento, ¡ni lo piense! No aprenderá nada por sobar su nariz con sus excrementos, sólo a tenerle miedo.

Algunos perros se agachan y orinan cuando saludan a algunos miembros de la familia. No los regañen, es una respuesta del sistema nervioso, regañarlo sólo empeora el problema. Lo que debe hacer es que su perro no lo reciba en un área en donde no quiere que ensucie.

Buena Suerte.